Ir al contenido principal de la página

Elegir el mejor estándar e-learning

Claves. Parte 2: xAPI y cmi5

Septiembre de 2022
Claves. Parte 2: xAPI y cmi5

Tiempo de lectura: 8,5 minutos

En esta segunda parte de nuestras publicaciones sobre los principales estándares e-learning, veremos las claves de los estándares xAPI y cmi5 y qué puntos deberemos tener en cuenta a la hora de elegir el mejor estándar en cada caso.

Índice de contenido

xAPI, ventajas y desventajas

El rápido avance de la tecnología hizo que los estándares existentes se quedaran rezagados ya que no eran compatibles con las nuevas necesidades del aprendizaje digital como:

  • Formación sin conexión: permitir continuar el aprendizaje y el registro de datos sin conexión a internet.
  • Nuevos dispositivos: registrar información de aplicaciones para tablets y smartphones.
  • Juegos, simuladores y realidad virtual: recopilar datos de diferentes recursos y tecnologías relacionadas con la formación.

En 2010, en este contexto en el que los estándares e-learning anteriores no cubrían todas las necesidades de la formación online, se desarrolló xAPI, un estándar que permite recopilar datos sobre una amplia gama de «experiencias» del alumno, tanto en línea como sin conexión.

¿Cómo funciona xAPI?

La API de experiencia (xAPI) recopila datos sobre las actividades de un alumno o grupo de alumnos, en un formato uniforme y de muchas tecnologías diferentes, y los almacena en un LRS, del que se pueden realizar análisis de datos y extraer informes.

xAPI es simplemente un “lenguaje” común, que permite comunicar diferentes sistemas. Este estándar posibilita la recogida de datos sobre las actividades online y offline que realizan los alumnos, enviando declaraciones en formato “sustantivo, verbo, objeto” (por ejemplo: María preguntó “¿Cómo se resuelve el problema A?” en el Foro de Matemáticas) a un sistema de almacenamiento externo (LRS). Estas declaraciones pueden abarcar un gran nivel de detalle, permitiendo un seguimiento mucho más preciso de la actividad y el aprendizaje del alumno.

El LRS almacena las declaraciones que puede recibir de diferentes proveedores de actividad, ya sean LMS, simuladores, juegos, aplicaciones, etc, y permite acceder a todos estos datos a través de él.

Funcionamiento xAPI

Pero, ¿qué es un LRS?

Las siglas LRS vienen de Learning Record Store (podemos traducirlo como almacén de registros de aprendizaje). Se trata de una herramienta de almacenamiento configurada según las especificaciones xAPI, en la que se puede recopilar toda clase de datos y declaraciones recogidas de las diferentes experiencias de aprendizaje, y extraerlas para su posterior análisis, creación de informes, etc.

Ventajas y desventajas

En la siguiente tabla resumimos las principales ventajas y desventajas de xAPI que podemos clasificar en dos puntos:

  • El mayor avance de este estándar es la capacidad de recopilar datos de diferentes dispositivos y tecnologías, tanto online como offline.
  • Su mayor problemática es que se trata de un estándar demasiado abierto, lo que dificulta la configuración de métricas y obliga a tener conocimientos técnicos avanzados, o a utilizar otras herramientas para la interpretación de los datos recogidos.
xAPI
Ventajas Desventajas
  • Registra casi cualquier actividad (online y offline).
  • Historias de aprendizaje flexibles.
  • Compatibilidad con todos los dispositivos.
  • Permite el seguimiento fuera de un LMS.
  • Configurar las métricas de rendimiento es difícil.
  • Medir el impacto: xAPI registra multitud de información pero no la interpreta, por lo que no permite registrar el impacto en el aprendizaje.
  • Falta de contexto: el mayor valor de xAPI son los datos, pero para que estos datos sean útiles necesitan estar contextualizados y xAPI no nos aporta este contexto.

cmi5, ventajas y desventajas

Como hemos visto en el apartado anterior, xAPI permitía una gran flexibilidad a la hora de recabar datos de diferentes experiencias formativas, pero era un estándar demasiado abierto, lo que dificultaba notablemente su uso para profesionales del mundo de la formación online que no contaran con conocimientos técnicos en el manejo de esta tecnología.

El lanzamiento de cmi5 en 2016 acercó la tecnología xAPI al formador "común", restringiendo algunas de sus funcionalidades y estructurando y poniendo reglas a xAPI, convirtiéndose en un estándar mucho más simple. No obstante, los diseñadores siguen teniendo multitud de posibilidades para recabar información con gran detalle sobre el proceso de aprendizaje de los alumnos.

cmi5
Ventajas Desventajas
  • Las opciones de empaquetado flexible permiten que los contenidos sean incluidos dentro de un paquete o se alojen de forma remota (LRS).
  • Procesos de acreditación más seguros.
  • Modelo de información consistente: captura los detalles de la sesión y los principios básicos del e-learning, como aprobado/suspendido, finalización del curso, duración y puntuación.
  • Contenido distribuido: el contenido puede estar en cualquier lugar, por ejemplo, en un dispositivo móvil.
  • Aunque cada vez son más los LMS compatibles con cmi5, a día de hoy, no todas las plataformas del mercado pueden garantizar la compatibilidad con este estándar, por lo que podemos tener problemas de compatibilidad con nuestra plataforma de formación actual (si ya tenemos una).

Entonces, ¿cuál es el mejor estándar e-learning?

Además de las ventajas y desventajas de cada estándar e-learning, a la hora de elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades deberemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Las necesidades formativas de nuestros cursos: No tiene sentido utilizar un estándar muy sofisticado si solo queremos registrar la nota de los alumnos en los cuestionarios. Será igual de perjudicial quedarnos cortos o pasarnos de largo con las funcionalidades del estándar que elijamos, ya que podría añadir complejidad y dificultades innecesarias, tanto a la creación de los cursos como a la gestión y análisis de resultados.
  • La herramienta de creación de cursos que tengamos: La herramienta que utilicemos tendrá una configuración específica que nos permitirá sacar más o menos partido al estándar. Si aún no tenemos ninguna herramienta, podremos elegirla posteriormente, entre las que cumplan los requisitos del estándar seleccionado.
  • Los recursos que podamos dedicar: Los estándares más complejos permiten recabar mucha información, pero para poder interpretarla necesitaremos herramientas de análisis de datos externas que nos permitan obtener los informes y métricas que necesitemos. También deberemos tener los medios para crear cursos “complejos” que recaben toda esa información. Si nuestros recursos son limitados, un estándar más sencillo que nos permita gestionarlo todo de forma autónoma sin gastos adicionales, puede ser la mejor opción.
  • La compatibilidad de nuestro LMS: El estándar que elijamos deberá ser compatible con nuestro LMS. Por ejemplo, Atnova Campus es compatible con: cmi5 (xAPI), SCORM 1.2, SCORM 2004 (3rd/4th Edition), LTI, IMS y AICC. También deberemos tener en cuenta la posibilidad de tener que migrar a otra plataforma, en este caso deberemos optar por alguno de los estándares más extendidos, para evitar problemas de compatibilidad con nuestros contenidos.
Comparador de productos
Cargando contenido...
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. (por ejemplo, páginas visitadas).

Puede obtener más información AQUÍ.
Secured By Sectigo